close

¿Qué es el MVP o Producto Mínimo Viable?

¿Quieres saber sobre el problema, la solución y el mercado de tu producto? Esto no tiene por qué ser demasiado costoso. Hay una forma económica de averiguarlo, esto lo harás a través de tus usuarios con el producto mínimo viable (MVP), una de las bases de las que nace la metodología Lean Startup.

Conozcamos más del MVP. Su nombre ya da algunas pistas de lo que significa. Pero para que seamos más exactos: el producto mínimo viable es ese que nos va a permitir lanzar un producto con sus funciones posibles al mínimo. Solo para que podamos obtener una información que será relevante del lanzamiento y de los usuarios. Esto último se logrará por medio de las métricas.

En Lean Startup la información no se obtiene directamente del cliente, sino de forma empírica, por medio del lanzamiento de distintas iteraciones del MVP. Lo que lo diferencia de otras metodologías como Customer Development. Con el lean startup se van a manejar una serie de métricas de las que se podrá sacar información útil que alimente y fortalezca la siguiente iteración.

Estas dos metodologías son perfectamente compatibles y se pueden aplicar al mismo tiempo con el Business Model Canvas.

El ciclo de aprendizaje

El ciclo de aprendizaje del Lean startup se basa en tres diferentes etapas: Learn, Build y Measure. Es decir, se trata de un bucle de construir-medir-aprender (Build-Measure-Learn) y el MVP.

El producto mínimo viable se pensó para trabajar con este mismo bucle, en cada una de las iteraciones:

Se construye un nuevo MVP, este puede estar basado al anterior o puede ser totalmente nuevo.

Establece las series de métricas con la que se medirán la reacción que tengan los usuarios.

Para culminar se aprende de toda la información recibida para hacer una nueva iteración.

Aunque el proceso se plantee en otro orden, se va a realizar de este modo:

Primero se hace una hipótesis que se quiera comprobar (Es decir, aprender). Luego se va a definir cuáles son los indicadores o métricas de las que se va a sacar la información que comprobará la hipótesis inicial (medir) y se termina construyendo el producto viable mínimo que se necesita para medir y aprender sobre la hipótesis.

Las hipótesis son diferentes y variadas, se empieza con la primera iteración con una pregunta básica: ¿Hay un grupo de usuarios con el problema que nuestro producto quiere solucionar?

Si la respuesta a la pregunta anterior es negativa, entonces eres tu el que tiene un problema, por lo que hay que replantear todo de nuevo. De ser positiva, entonces se está más cerca del éxito.

Ten encuenta que el producto mínimo viable no está destinado para desarrollarse para las masas. Más bien apunta a los early adopters. Recuerda que este producto solo contará con las funciones mínimas de su funcionamiento y están destinados a corroborar o desechar las hipótesis que se tengan, por lo que no será lo suficientemente bueno para que le guste a la mayoría de los clientes.

Enfócate primero en ese grupo de clientes llamados early adopters, que dejan a un lado la rigurosidad para adoptarse a los nuevos productos que aún se encuentran en fase de evolución. Esto solo lo hacen para mantenerse actualizado con lo último del mercado o para probar cosas nuevas.

Una vez que ya estés más adelantado y ya hayas puesto a prueba a tus hipótesis más importantes, se hará un cambio de rumbo para así enfocarse en el mercado más grande. Pero aún faltaría mucho para que llegues a ese punto.

Perseverar o cambiar

Con cada iteración que provenga de cada MVP del bucle construir, medir y aprender se está aceptando la hipótesis: algunas ciertas, otras falsas, así como también se encontrarán algunas que necesitas ser reformuladas o variadas para poder así comprobarlas.

Y en cada una de las nuevas iteraciones se tendrá que tomar una decisión importante y trascendental como la siguiente:

Si quieres perseverar iterando en base a la hipótesis que estás siguiendo (caso de que sea acertada), o si deseas cambiar de forma drástica la hipótesis, su formulación (esto en los casos en los que no lleven a una solución adecuada).

Este es en realidad uno de los mecanismos más importantes del Lean Startup, por lo que es importante que se tenga presente y no tener miedo de tomar la decisión de cambiar, en aquellos casos de que sea necesario.

Para que se pueda ejecutar una decisión coherente es realmente esencial que las métricas reflejen un conocimiento real sobre los usuarios. Y no solo dejarse llevar por cifras de métricas que solo son vanidosas.

Release early, release often

Esto es casi un mantra en el marketing. “Release early, release often”. Lo que sugiere esto es que tan pronto sea posible se haga el lanzamiento del producto y a partir de allí relanzarlo de forma constante.  El Lean Startuo comparte este principio, pero hay que tener cuidado puesto que dejarse llevar por esto puede traer consigo situaciones no deseadas, por ejemplo, no poder ver luego más allá de los resultados a corto plazo o solo guiarse por las exigencias de los usuarios.

El MVP, por el contrario, siempre va a poner a prueba una hipótesis sobre la visión que se tenga del producto. Se busca comprobar lo que se ha conseguido como problema en los early adopters que están dispuestos a pagar para obtener una solución.

0 0 vote
Article Rating
[Total: 1   Promedio: 5/5]

Ultima actualización el por 🚀 Dabelis 🔥

Subscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments