close

[Total:1    Promedio:5/5]

La forma en la que interactúa un usuario con una web es punto clave para generar una buena experiencia; la cual finalmente dará como resultado una conversión, compra o suscripción de. Sin que exista ese vínculo o afinidad entre el usuario-web, las empresas no conseguirían éxito.  No obstante, gracias a la incorporación de nuevas tecnologías y políticas, el Internet se ha vuelto más “libre” y han surgido las llamadas web 2.0 y 3.0. ¿A qué se refieren ambos términos?

La web 2.0 nació de la evolución del contenido mostrado en los primeros sitios implementados en la Internet. Este era estático, no se permitía compartir información entre varios usuarios, o dar alguna opinión (como en un comentario) sobre lo que el webmaster estaba presentando. En resumen, era una experiencia bastante plana y unilateral que conllevaba al “aburrimiento del internauta”.

Dicho esto, la web 2.0 tiene un conjunto de ventajas con respecto a su predecesora:

  • Permite interactuar con el contenido: En la web 2.0 podrás dar comentarios, opiniones o feedbacks acerca del contenido. Facebook y Twitter son ejemplos claros de este tipo de implementación.
  • El usuario tiene protagonismo: Los millones de personas que forman parte de la “nueva era digital” ahora son capaces de ofrecer su propio contenido, compartirlo y generar información que sea útil para sociedad y empresas.

Cualquier negocio que quiera posicionarse en pleno 2019 debe perfilar totalmente a su público. Es decir, los papeles se han invertido y ahora será el receptor quien preste atención al emisor para generar feedback.

Lo que debes considerar de este tipo de web es que es de uso cotidiano y te aseguramos que la mayoría de los sitios han adoptado este formato. El uso de blogs, redes sociales, o incluso gigantes de ventas como Amazon incluyen pertenecen a esta segunda “versión del Internet”.

Existen muchos casos de sitios que no serían nada, sin la presencia de opiniones o feedbacks de usuarios. Sitios como es.gowork.com se valen totalmente de este modelo, ya que es totalmente basado en opiniones de la comunidad.

Entrando en la nueva era de la web 3.0, la versión más “inteligente” hasta ahora

El paso de la web 1.0 hasta la web 2.0 surgió desde la creación de los blogs, a principios de los años 90. En ellos los usuarios pueden comentar sobre publicaciones, y a su vez intercambiar ideas entre ellos; pero a todo esto, ¿Cómo es la denominada web 3.0?

Pasemos a la tercera interacción del contenido en Internet, uno que ha evoluciono pensando muchísimo más en el usuario ya que se basa en información semántica o sensible al contexto. Existen muchos conceptos relacionados a la web 3.0, pero en todos se concuerda sobre el uso de la inteligencia artificial y lenguaje natural. Un ejemplo de ello es la búsqueda por voz de Google, Siri, Alexa y asistentes inteligentes.

Elementos que forman parte de la nueva web 3.0

Hablar de la web 3.0 requiere conocer de que está compuesta, y podemos resumirla en los siguientes elementos:

  • Contenido semántico: Todo el contenido debe apuntar hacia necesidades y situaciones reales para posteriormente generar respuestas humanizadas, apegadas al usuario.  Por ejemplo, el usuario debe obtener información relevante a su ubicación, clima, compras pasadas y sobre todo búsquedas pasadas incluso al no especificarlo dentro de los términos de búsqueda.  ´
  • Información al momento, sin navegar mucho: La nueva web debe ser rápida y eficiente, la información estará palpable en un par de segundos sin necesidad de que el usuario tenga que navegar mucho tiempo. De hecho, nuevos estudios han demostrado que la comunidad de internautas usa más dispositivos conectados a la red, pero navega cada vez menos tiempo en ella.
  • El uso de la I.A: Los datos deben ser entendidos por las máquinas, y no solo almacenados como en versiones anteriores. De ese entendimiento deben surgir soluciones más rápidas de lo habitual: entender el contexto de imágenes.

Todavía no se tiene un concepto claro de lo que debe englobar la web 3.0, ya que los especialistas en el campo de informática y redes neuronales están creando sus propias teorías. Lo que si se tiene claro es que se relaciona a un software más inteligente, y que implique una mejor experiencia de uso.

Respecto al auge que pueda tener, datos de Google indican que la mayoría de búsquedas son realizadas a través de móviles y, un gran porcentaje es efectuada por el uso de voz.  Como resultante, cada vez más sitios deben tomar en cuenta el análisis inteligente de datos usando software especializado, que permita identificar necesidades tras cada búsqueda, comprender el lenguaje naturalmente y más.

Sin embargo, como la web 3.0 se trata de una nueva versión, aún quedan muchas cosas por pulir. Los sistemas de reconocimiento por voz, o de datos faciales aun necesitan optimización.

Aunado a esto, no toda la población aún tiene acceso o conoce como usar totalmente estas tecnologías (aunque cueste creerlo), sobre todo en países de mercados emergentes. Por lo tanto, será necesario usar la propia web 3.0 como herramienta educativa.

Te puede interesar: ¿Qué es un dominio web y para qué sirve?

Tags : web 2.0

¿Qué te pareció el artículo?