close

Marketing

¿Qué es una competencia perfecta, monopolista e imperfecta?

competencia perfecta
[Total:1    Promedio:5/5]

La competencia perfecta, monopolista e imperfecta son modelos básicos de estructura de mercado identificados por la ciencia económica.

Cuando nos referimos a competencia sabemos que es la disputa que se produce entre personas, que en este caso pueden ser calificadas como empresarios. Expresa entonces que cuando algo o alguien es ‘competente’ lo es porque destaca en alguna clase de ámbito o bien porque posee alguna clase de habilidad que le confiere algún tipo de superioridad.

Cuando analizamos un mercado observamos que no siempre existe el mismo tipo de competencia en él, es decir, no siempre existe una misma proporción entre el número de empresarios y consumidores. De ahí que la competencia, de tipo económico, sea clasificada de múltiples formas y maneras clasificadas de la siguiente manera.

Competencia Perfecta

La situación de competencia perfecta remite a situaciones de mercado en las que ninguno de los empresarios tiene el poder suficiente de establecer los precios de los productos o servicios comercializados de acuerdo a un criterio arbitrario.

La teoría económica nos dice que para que este tipo de escenarios se dé, debe existir un alto número de empresas participando en el mercado, así como un alto número de consumidores. Y que, de esta manera, el precio termina estableciéndose de acuerdo a las reglas de la oferta y la demanda.

Ya sea comprador o vendedor, es el propio mercado el que fija el precio, de manera que no sea demasiado alto, ni demasiado bajo.  Esto quiere decir que, en cada segmento del mercado el producto es igual.

Al consumidor le debe dar igual comprar el de un producto que el de otro. En este mercado idílico no hay campañas de marketing. Los vendedores no hacen que sus productos sigan una estrategia de mejora respecto a sus competidores, puesto que va en contra de la exigencia de la homogeneidad del producto.

Competencia Imperfecta

Se dice que un mercado presenta competencia imperfecta cuando los vendedores individuales tienen la capacidad de afectar de manera significativa sobre el precio de mercado de sus productos o servicios.

En el caso contrario, cuando existe competencia perfecta, los vendedores no pueden afectar el precio de mercado por lo que enfrentan una curva de demanda horizontal. Esto significa que cualquiera sea la cantidad que ofrezcan sólo pueden vender al precio de mercado. En competencia imperfecta en cambio, los vendedores enfrentan una curva de demanda con pendiente negativa, lo que significa que, si un vendedor decide aumentar la cantidad ofrecida de su producto, el precio caerá.

Tipos de competencia imperfecta

El hecho de que los vendedores puedan afectar al precio de mercado no necesariamente implica que tengan un control absoluto sobre él.

Existen varios tipos de competencia imperfecta.  El caso más extremo es el de monopolio, se trata de una estructura de mercado en donde existe un único oferente que tiene el control total del mercado. Los monopolios no son comunes en la práctica, los que existen suelen ser por regulaciones o protección del Estado.

Otras estructuras de mercado más comunes y que presentan un grado de control sobre el precio más reducido que el monopolio son el oligopolio y la competencia monopolística. En el primer caso existen unos pocos empresarios que venden productos homogéneos o diferenciados. En el segundo caso, existen muchos empresarios, pero que venden productos diferenciados.

Competencia Monopolista

Es un tipo de competencia imperfecta en la que existe un alto número de vendedores en el mercado que tienen un cierto poder para influir en el precio de su producto.

Los productos que se ofrecen se caracterizan por tener cierta diferenciación y es precisamente esta diferenciación la que hace que estas empresas puedan gozar de cierto poder de mercado, tengan cierta voz a la hora de fijar sus precios y no sean meramente «precio-aceptantes», como en el caso de la competencia perfecta.

Como ejemplo de la competencia monopolística podríamos nombrar el mercado de ropa para niños. Las empresas no venden ropa idéntica, si no que se diferencian en calidad, diseño, servicio en la venta.

Esto puede hacer que cada empresa tenga cierto poder de mercado modificando los precios, sin ser ninguna de ellas la que tenga el poder dominante en el mercado de ropa de niños.

Te puede interesar: Ventaja competitiva y posicionamiento de empresa: Claves de éxito

 

¿Qué te pareció el artículo?