close

objetivos SMART
[Total:1    Promedio:5/5]

Normalmente cuando planificas una estrategia de marketing digital o una campaña defines ciertos objetivos que deseas cumplir, pero quizá te ha sucedido que no siempre consigues los mejores resultados. ¿Te has preguntado si los objetivos que te has planteado son realmente importantes, específicos, medibles, alcanzables y has definido un tiempo en específico para alcanzarlos? Si no es así, es hora de que leas un poco sobre los objetivos SMART. 

¿Qué son los objetivos SMART?

Definir tus objetivos basándote en el modelo SMART, hará puedes dirigir tus esfuerzos estratégicos al éxito, puesto que está estructurado con la finalidad de alcanzar el éxito ya que sus criterios son reales. A continuación te explicamos de qué trata cada uno:

  • Specific o específico: se trata de especificar de qué trata tu objetivo, debes ser lo más detallado posible.
  • Mesurable o medible: debes poder sacar conclusiones estadísticas usando cualquier tipo de instrumento de medición. Para que realmente sea un objetivo, debe ser medible. 
  • Attainable o alcanzable: se coherente con la situación actual de tu empresa y con el objetivo que deseas lograr. 
  • Relevant o relevante: te debes preguntar, ¿por qué te interesa a ti o a tus clientes lograr este objetivo? 
  • Timely o a tiempo: define en cuanto tiempo quieres lograr este objetivo. Esto es fundamental, ya que si no lo defines puede que nunca lo logres. ¡Ponte límites!

¿Cómo crear los objetivos SMART para tu empresa?

Si quieres definir estos importantes objetivos para tu empresa debes analizar los cinco criterios que nombramos anteriormente y apegarte a cada una de las características. 

Definir los objetivos específicos

Si por ejemplo tienes el objetivo de aumentar la captación de clientes por medio de landing pages, realmente ese objetivo no cumple con las características SMART, puesto que solo es una idea que tienes. Para que este sea un objetivo real, debe ser específico lo que quieres, como por ejemplo: aumentar un 45% de captación de leads en el mes de noviembre. ¿Ves la diferencia? Pero no es totalmente específico, debes pensar cómo quieres lograrlo, por qué quieres lograrlo y quienes serán los responsables de efectuar las estrategias necesarias para lograrlo. 

Definir los objetivos medibles

Si no se puede medir, no funciona. No tener estadísticas de lo que estás logrando no te servirá si quieres saber que tan efectiva fue tu estrategia, por lo tanto, tus objetivos deben contar con las características necesarias para ser medibles y cuantificables. Decide que KPI’s pueden ayudarte dependiendo de las estrategias que quieras aplicar, pero lo importante aquí es que puedas tener datos desde el inicio para saber si vas por buen camino o si debes aplicar correctivos.

Definir objetivos alcanzables

Nadie más que tú conoce tu empresa de pies a cabeza.  Eres quien maneja la información del mercado donde se desenvuelve, de la cantidad de capital humano con la que cuentas, con el posicionamiento y reputación que posees y toda la información vital de tu negocio, por lo tanto, los objetivos que te propongas deben ir alineados a tu capacidad de poder conseguirlos. Nada es imposible, pero ser realistas es una buena opción si no queremos correr riesgos. 

Definir objetivos relevantes 

Analiza la situación actual de tu empresa y define objetivos que realmente sean importantes lograr en ese momento. Por ejemplo, el lanzamiento de un nuevo producto o incursionar en un nuevo nicho en el mercado. Para esto también debes tomar en cuenta los recursos que tienes disponibles y la capacidad de tu público interno de llevar a cabo el trabajo necesario para conseguir estos objetivos.

Definir objetivos a tiempo

Definir lapsos de tiempo es necesario si quieres materializar tus objetivos. De otro modo es casi imposible que lo logres o te tardarás mucho tiempo en hacerlo y ni siquiera te darás cuenta. Realiza un programa de acción y define el tiempo en que debe lograrse cada etapa para conseguir el objetivo que te has trazado.

Ejemplos de objetivos SMART

Te mostraremos ahora dos ejemplos sencillos de cómo estructurar tus objetivos SMART. 

Aumentar la captación de registros por medio de landing page

S: Aumentar un 60% la captación de registros en nuestra landing page.

M: 60% – de 100 captaciones a 160)

A: Ofreciendo contenido de valor al llenar formulario. 

R: Para aumentar las posibilidades de llegar a clientes potenciales.

T: En 30 días. 

Crear nuevas alianzas estratégicas para aumentar reputación y reconocimiento en el mercado

S: crear nuevas alianzas.

M: 5 en total.

A: realizando eventos corporativos cómo simposio y ruedas de prensa. 

R: obtener más reconocimiento en el mercado y aumentar exposición.

T: en seis meses. 

Con estos ejemplos podrás ahora crear tus propios objetivos, no olvides que deben cumplir con los cinco criterios que nombramos en puntos anteriores para que puedas asegurar el éxito de cualquier campaña o estrategia que quieras crear. 

Te puede interesar: ¿Qué es un clúster en marketing?

¿Qué te pareció el artículo?