Tipos de textos narrativos para empresas que funcionan

En el mundo empresarial existen muchas estrategias para lograr crear empatía entre tu marca y el público, pero te aseguramos que ninguna es tan efectiva como usar textos narrativos.  También conocida como Storytelling, se trata de una forma de contarle al mundo una situación difícil por la que has tenido que pasar antes de alcanzar el éxito. Quizás parezca complicado, pero te hemos traído las formas más efectivas de transmitirlo.

Para contar una historia no se necesitan buenos personajes, o bien un sinfín de efectos especiales. Al igual que en una película, lo que necesitas es ¡saber contarla! De nada vale tener una buena introducción, para dar cabida a una idea principal y un final sin sentido. ¿Cómo aplico estas analogías a mi empresa? Quizás no te hayas percatado, pero más de una vez habrás leído textos narrativos de este tipo, ya que se conoce como Storytelling.

La mayoría de las empresas que usan el Storytelling sabe cómo enganchar a cada persona, basándose en una metodología llamada La Pirámide de Freytag. Para ello usan una estructura que incluye:

  • Una historia sobre su vida (introducción).
  • Elementos que hayan ido “en contra de ellos” o un conflicto. (acción ascendente y clímax)
  • Y, finalmente, la última parte es sobre cómo pudieron superarlos (resolución) para generar una conclusión.

Lo primero que debes hacer es lograr una conexión hacia el publico con una buena introducción; plantea tu vida, tu situación y como iniciaste el negocio poco a poco. Debe mantener al lector siempre atento y a la expectativa de algo “interesante” y es ahí donde ocurre la siguiente fase:  el desarrollo.

Durante el desarrollo debes poder proyectar bien tus ideas, logra así dar a conocer los problemas que posteriormente lograste superar. Lógicamente, como parte final de tu narrativa, debes incluir la resolución que no es más que el “golpe final” que asestaste hacia esas problemáticas y que te permitieron surgir.  Ya explicado esto, pasemos a conocer los tipos de textos narrativos que verdaderamente funcionan para empresas:

Veamos los diferentes tipos de textos narrativos Persona contra si misma

Típico; el “yo contra yo interno”, las “malas ideas que rondaban mi cabeza en ese momento” son bastante comunes de ver en este tipo de textos narrativos. Se trata de contar las razones por las cuales no estabas suficientemente optimista. Los conflictos por los que pasaste y por qué tenías pensamientos negativos. Un ejemplo de ello sería:

“Desde mi infancia fui bastante proactiva, me encantaba tener sesiones de fotos con mis amigas y jugar a que aplicaba maquillaje. Mi colección de muñecas era bastante grande, por lo que las usaba de modelo fotografiándolas siempre. Lo que me frenaba eran las ideas de que nadie compraría mi ropa, en la universidad estuve a punto de retirarme, y estuvo todo nuboso.

Años después logré hacer un contrato que consolidara mi primera colección para estilo juvenil casual. En poco tiempo se dispararon las ventas, puesto que era bastante fresca. Me inspiré en los momentos que tuve de alegría, pasando de largo las adversidades”.

Persona contra persona

Este modelo es uno de los textos narrativos que mayor impacto tiene, pero que se aplica de forma sutil. Se trata de enfatizar el hecho de que tu empresa o marca lucha contra la competencia demostrando los puntos fuertes que tienes en función de esta. Se podría decir que es una comparativa, realizada de forma indirecta a través de una narración.

Veamos un anuncio creado en base a este tipo de texto narrativo de “persona contra persona”.

“Nuestra crema está formulada basándose en estudios y técnicas clínicamente certificadas. A diferencia del resto, en Edén tenemos laboratorios de alta tecnología que, en conjunto con expertos del área, logramos una línea enfocada en la belleza y necesidades de la clientela. La mayoría de cremas en el mercado dicen que su objetivo es este, pero ignoran por completo el uso de tecnología y son ordinarias.”

Persona contra organización o institución

Si cuentas con un nuevo negocio cuya estrategia es diferente a la del resto, entonces lo mejor es usar textos narrativos de “persona contra organización”.  Se trata de demostrar que el sistema es incorrecto, que la tendencia realmente no debe ser “lo mejor” y que tu empresa está diseñada para romper el molde.  De tal manera, se explica una situación problemática y luego deberás recalcar los puntos positivos de tu nuevo paradigma. Veamos un ejemplo de este tipo de texto:

“La mayoría de las inmobiliarias a nivel nacional tienen una alta tasa de crédito que solo te perjudicará a largo plazo. Como usuario escoge la opción más afín a lo que buscas. Nosotros buscamos darte la tasa más baja y mayor cantidad de cuotas para tu comodidad. También tenemos modalidad libre de inicial para que inicies tu proyecto de construcción cuando quieras. ¡Te esperamos!”

Como ves los textos narrativos tienen utilidad tanto para pequeñas como grandes empresas; cada uno busca conectarse de forma más cercana con las personas, usando la empatía como fortaleza.

De esa forma se puede consolidar marcas con mayor fidelidad. No dudes en que si los aplicas correctamente (de principio a fin, con buenos argumentos) lograrás éxito ese tan buscado éxito empresarial.

Te puede interesar: ¿Qué es un campo semántico?

0 0 vote
Article Rating

También te va a interesar

Branded Content: Estrategia de mercado para cautivar

Hay una gran sobresaturación de información, por todos los medios, actualmente hay muchos vendedores y …

Subscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments